Blog

Laura Tornay / Sin categoría  / MINDFULNESS, UNA INVITACIÓN A DESACTIVAR EL PILOTO AUTOMÁTICO

MINDFULNESS, UNA INVITACIÓN A DESACTIVAR EL PILOTO AUTOMÁTICO

Vivimos en una vorágine digital que hace que difícilmente podamos estar concentrados en una tarea prestando plena atención a la misma. Los estudios indican que pasamos una media de 11 minutos concentrados en una actividad antes de recibir una interrupción, pero esto no es todo! Luego necesitamos entre 10 y 20 minutos para retomar esa actividad.

Nos hemos acostumbrado a la distracción continua, a concentrarnos solo parcialmente en el presente, a estar pendientes del What’s App, el e-mail, Instagram, Facebook, Twitter, Pinterest y un sinfín de aplicaciones al alcance de un click.

Cuando salgo a cenar, estoy en una reunión con amigos o familiares, de vacaciones, en una celebración o en cualquier otra situación similar, me doy cuenta que ni yo, ni los demás que me rodean, estamos prestando atención total al presente, nos dejamos interrumpir constantemente por un mensaje, un e-mail, una llamada y lo peor es que a veces somos nosotros mismos los que nos desconectamos y ponemos el piloto automático.

¿Tú también tienes la sensación de estar viviendo con el piloto automático activado? ¿Te resulta complicado prestar plena atención y disfrutar de lo que estás haciendo en cada momento? Pues tranquil@, tengo buenas noticias, no eres un caso aislado. Por eso hoy quiero introducirte el concepto del “Mindfulness” o “conciencia plena” para que descubras una herramienta que te puede ayudar a conectar de nuevo con la realidad, a ser consciente del presente, a despertar los sentidos y vivir el “ahora”.

Para hacer frente a las múltiples distracciones que caracterizan nuestra vida cotidiana, no cabe duda de que la contemplación –incluida, por supuesto, la meditación– es la respuesta y la salida a la crisis permanente en la que vivimos.

Las raíces del Mindfulness se sitúan hace 2.500 años en la tradición budista y podríamos definirlo como un conjunto de técnicas basadas en la respiración y la observación que te permiten alcanzar la consciencia plena, concentrarte y saborear cada instante del presente, con sus matices y su esencia.

El Mindfulness permite reconocer lo que está sucediendo mientras está sucediendo con interés, curiosidad y aceptando activamente el fluir de la experiencia tal cual se está dando. Así es que, aunque experimentemos algo desagradable (por cierto algo inevitable en la medida en que estemos vivos), podremos ahorrarnos el sufrimiento añadido de tener que lograr que aquello desagradable desaparezca.

mindfulness

 Durante los últimos 30 años, la práctica de Mindfulness o Atención Plena está integrándose a la  Medicina y Psicología de Occidente. Es aplicada, estudiada científicamente, y por ello reconocida, como una manera efectiva de reducir el estrés, aumentar la autoconciencia, reducir los síntomas físicos y psicológicos asociados al estrés y mejora el bienestar general.

 Puedes practicarlo independientemente de tu edad o tu condición física, solo necesitas la predisposición a romper determinadas secuencias automáticas. Para ello te voy a dar unas pautas básicas para iniciarte en el Mindfulness.

El  primer paso es ser consciente de cómo y en que situaciones se activa nuestro piloto automático y una vez detectado tendremos que romper con los patrones habituales creando nuevos hábitos, introduciendo pequeños cambios en nuestro día a día, a veces bastará con variar la ruta para llegar al trabajo o hacer alguna actividad fuera de nuestra rutina habitual o en orden distinto, se trata de hacer pequeñas innovaciones cuotidianas.

El siguiente paso es trabajar la respiración consciente, uno de los procesos más automatizados que realizamos. Presta atención a este proceso, observa los movimientos de tu cuerpo, reduce poco a poco el ritmo de tu respiración hasta relajarte. Imagínate que pasas un escáner corporal, empezando por los pies, avanzando lentamente hasta llegar a la coronilla y vuelve a realizar el recorrido en sentido inverso, despacio, atendiendo a todas las sensaciones que te encuentres.

Cada vez que tengas ocasión, conecta con la naturaleza, escápate a la montaña, camina, disfruta del paseo, recuerda prestar atención a tu respiración y deja fluir tus pensamientos. Limítate a observar, a sentir, a tocar… Recuerda que podemos abordar cualquier actividad cuotidiana desde la perspectiva de la atención plena, solo así desconectaras el piloto automático.

El Mindfulness es una actitud ante la vida, una forma de estar en el filo del presente, experimentar y saborear cada momento, por cuotidiano que resulte.

Un post se queda corto para tratar este tema con la profundidad que merece, pero si te apetece profundizar es indispensable leer a Jon Kabat-Zinn (“La práctica de la atención plena” y “Vivir con Plenitud las crisis”) a quien podemos considerar el “padre” del conocimiento de mindfulness y a Jack Kornfield (“Camino con corazón”) monje budista que siempre ha centrado su trabajo en integrar y dar vida a las grandes enseñanzas espirituales orientales de un modo accesible a la mentalidad occidental.

Para empezar a practicar con ejercicios sencillos y guiados, te recomiendo también el libro de Antonio F. Rodriguez “Cuaderno práctico de ejercicios de Mindfulness”.

Y termino (solo por hoy) con un cuento Zen que explica muy bien la esencia del Mindfulness o atención plena.

ATRAPA AL CONEJO

 Un estudiante de artes marciales se aproximó al maestro para hacerle la siguiente pregunta: “Querido maestro, a pesar de lo mucho que aprendo con usted, quisiera mejorar mi conocimiento de las artes marciales. Además de aprender con usted quisiera aprender con otro maestro para dominar otro estilo y otras visiones que seguro me enriquecen.
¿Qué piensa de esta idea?”. El maestro, que había escuchado con atención las palabras de su discípulo, meditó unos instantes y dijo: “El cazador que persigue dos conejos no atrapa ninguno”.

 Si te ha gustado este post, que se entere todo el mundo, COMPARTE!

[wpfai_social]

No Comments

Post a Comment